La perspectiva de Andrea Zanon sobre la última cumbre del G7

G 7: ¿Un nuevo plan Marshall para un futuro resiliente?

Reunión G7 CornuallesGran Bretaña, un país que todavía está haciendo un examen de conciencia para “reconstruirse mejor” después del desastre del Brexit, se presenta con una oportunidad única (dada por la Cumbre del G7) para presentar su plan Post-Brexit que tiene como objetivo posicionar al Reino Unido como “un campeón del mundo democrático liberal y protector de los valores occidentales”, como informó la CNN.

Además, el presidente del Reino Unido, Johnson, declaró que utilizaría la cumbre del Grupo de los Siete (que tuvo lugar del 11 al 13 de junio de 2021) para proyectar un país global “renovado” que pretende forjar una fuerte asociación con todos los países dispuestos a hacer frente a las pandemias y otras crisis sanitarias. Según el Presidente Johnson, lo hará invirtiendo en la vigilancia de enfermedades, la prevención proactiva y la secuenciación genómica. En su calidad de Presidente del Grupo de los Siete (G7) países ricos, el Reino Unido se comprometió a asignar importantes recursos financieros para aumentar la capacidad de resistencia a nivel mundial, empezando por promover la preparación frente a los desafíos sanitarios pandémicos y construir una cultura de prevención más sólida.

Aunque es demasiado pronto para evaluar si el Presidente Johnson ha conseguido cambiar la percepción de que el Reino Unido es una nación replegada y hostil a la globalización, el líder británico parece haber conseguido el respaldo de los países en desarrollo y de Estados Unidos, especialmente en lo que se refiere a frenar el calentamiento global y la gestión de pandemias. Sus planes sobre el clima son especialmente importantes, ya que el Reino Unido acogerá la conferencia sobre el cambio climático COP26 en Glasgow a finales de 2021.

La Iniciativa Global de Inversión en Infraestructuras

Build Back Better WorldEntre los resultados más destacados de la Cumbre, es importante arrojar luz sobre la iniciativa global Build Back Better World, también conocida como B3W. Se trata de una “Iniciativa Global Afirmativa” encabezada por el Presidente Biden y los socios del G7 para empezar a reducir los déficits de inversión en infraestructuras a nivel mundial, especialmente en los países en desarrollo (según la Casa Blanca, este déficit podría ascender a más de 40 billones de dólares), centrándose en el clima, la seguridad sanitaria, la tecnología digital, la inclusión de género y la igualdad.

B3W utilizará los instrumentos de financiación de infraestructuras para acelerar las inversiones en los países de renta baja y media de todo el mundo, reduciendo significativamente la vulnerabilidad de la población y de las empresas, al mismo tiempo que se crea una resiliencia sistémica.

El Grupo de las Siete Instituciones Financieras Internacionales (IFI), así como el sector privado, desempeñarán un papel de liderazgo, para movilizar cientos de miles de millones de dólares para construir medios de vida y sistemas más resilientes en todo el mundo.

Un régimen fiscal mundial más equitativo

En términos de multilateralismo, los ministros de Finanzas del Grupo de los Siete (MOF) firmaron la semana pasada en Londres un acuerdo fiscal sin precedentes, en el que se esbozan las directrices clave para un nuevo régimen fiscal mundial más estricto.

El nuevo plan propuesto otorgará a los países una mayor independencia fiscal, permitiendo a los gobiernos recaudar impuestos a las empresas más rentables independientemente de dónde obtengan ingresos, en lugar de permitir a las multinacionales enfrentar a una jurisdicción con otra; y establece un tipo impositivo mínimo del 15%.

Los ministros más progresistas protestaron porque el impuesto del 15% es demasiado bajo, y demasiado favorable a las empresas depredadoras que suelen cambiar de jurisdicción para aprovechar los regímenes fiscales. El Presidente Biden propuso un 21% más equilibrado. Algunas de las partes implicadas en las negociaciones están preocupadas por cómo se repartirían los ingresos generados por las corporaciones entre el G7 y los países en desarrollo, y por el tiempo que podría llevar su aplicación. Sin embargo, los presidentes del G7 apoyan sin duda este visionario acuerdo fiscal, ya que consideran que sería un pilar fundamental de una nueva era de cooperación más equitativa.

Cambio climático y calentamiento global

El Grupo de los Siete Países reafirmó su pleno apoyo al Acuerdo Climático de París (al que el Presidente se volvió a unir inmediatamente después de asumir la presidencia en 2021), y consolidó su asociación para trabajar juntos con el fin de contener el aumento de la temperatura a menos de 1,5 ºC por encima de los niveles preindustriales.

Todos los participantes se comprometieron a seguir promoviendo la adaptación al clima y la resiliencia para proteger a las personas de los impactos del cambio climático, movilizando nueva financiación y aprovechando la innovación y la tecnología verde para alcanzar los objetivos climáticos previstos en los Acuerdos de París. El objetivo general a corto plazo del Grupo de los Siete Líderes es movilizar 100.000 millones de dólares al año (p/a) durante los próximos 4 años para invertir en energía más limpia y tecnología verde en los países en desarrollo.

Entre los compromisos climáticos más audaces, los líderes del Grupo de las Siete Naciones se han comprometido a reducir agresivamente la intensidad de carbono de sus economías. Esto se logrará fomentando la inversión y la innovación, así como normas climáticas más estrictas en sectores intensivos en carbono como la agricultura, la siderurgia, la energía y la producción de cemento. Para ello, las naciones del G7 crearán un vehículo de inversión especial para fomentar y subvencionar estas inversiones más limpias del futuro.

Conclusiones

En general, la Cumbre del Grupo de los Siete es un paso en la dirección correcta, con un debate más centrado y veraz sobre la asociación y un renovado Diálogo Transatlántico. En el marco de esta renovada asociación multilateral proactiva, encabezada por el Presidente Biden, creo que el Grupo de los Siete puede contribuir a crear una plataforma más eficaz para el siglo XXI, con el fin de coordinar mejor acciones prioritarias como:

  • La respuesta y la gestión de las crisis.
  • La promoción de las inversiones.
  • La adaptación al cambio climático y la resiliencia.
  • La salud y la seguridad mundiales.

Si estas acciones prioritarias se toman en serio y se llevan a cabo con una mayor cooperación, el Grupo de los Siete ganará relevancia y contribuirá en gran medida a desarrollar un futuro más resistente y un “contrato social” global más inclusivo. También creo que la invitación del Grupo de los Siete a India, Australia y Corea del Sur para que asistan como invitados a la Cumbre envía un poderoso mensaje al resto del mundo de que las democracias pacíficas y prósperas están unidas para abordar los riesgos más críticos y las oportunidades que han desafiado al sistema global.

Andrea Zanon
Andrea Zanon

Sobre Andrea Zanon

Andrea es actualmente consultor del Banco Mundial. Anteriormente, trabajó en el Banco a partir de 2007 en el asesoramiento sobre gaseoductos e inversiones en Europa del Este y Asia Central, y como especialista principal en gestión de riesgos de catástrofes en Oriente Medio y el Norte de África entre 2012 y 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 1 =