Las ventajas de las ventanas aislantes térmicas

Ya hemos hablado de forma general sobre cómo mejorar la eficiencia energética en hogares y empresas, pero no de forma tan individualizada. En este caso queremos desglosar algunas de las ventajas de utilizar productos como las ventanas Kömmerling para ahorrar energía de forma que se note de verdad en la factura eléctrica, además de otras ventajas.

Empezamos hablando de las características esenciales de las ventanas aislantes térmicas.

Ventanas de PVC y aluminio aislantes

Son los dos materiales que han demostrado una mayor capacidad de aislamiento térmico. Por esta razón la mayoría de las ventanas aislantes están fabricadas en estos materiales.

En el caso del PVC, la principal ventaja es que es un material no conductor de calor, lo que impide que éste entre desde fuera en verano o se disperse desde el interior hacia afuera en invierno. En cualquier parte del año, sólo ese necesario tocar una ventana fabricada en PVC y otra en hierro común para comprobar la diferencia de temperaturas.

Ventanas aislamiento de aluminioEn cuanto al aluminio, no es tan aislante por sí mismo pero al día de hoy se fabrican productos con el llamado “aislamiento de rotura de puente térmico” que incluye cámaras de aire y el uso del vidrio para conseguir ese aislamiento. Un ejemplo son las Ventanas Anerual, una de las mejores del mercado en relación calidad-precio.

A partir de aquí, veamos las ventajas de adquirir este tipo de ventanas para hogar y empresa.

Mayor ahorro de energía eléctrica con PVC

La primera y más obvia tiene que ver con el ahorro de energía y eso se debe a la capacidad de asilamiento del PVC. Por ejemplo, una ventana de PVC con 3 cámaras cuenta con una transmitancia térmica de 1,8 U, menor que la que posee la madera y está lejos del aluminio que posee (según la variante) entre el 3 y el 5,7 U.

Con esos datos, el ahorro en energía con respecto a unas ventanas de hierro o aluminio sin tratamientos térmicos sería tres veces mayor. Este ahorro se reflejaría en un porcentaje similar en la factura de la luz.

Buena relación resistencia-aislante del aluminio

Aunque el aluminio es un material menos aislante que el PVC, gracias a las cámaras de aire, uso de vidrios y la rotura de puente térmico, este material también es muy eficiente. No obstante, si está en el mercado es, sobre todo, por su alta resistencia, más que la que posee el PVC.

A esa relación entre eficiencia energética y resistencia a golpes se le une la escasa condensación que produce. Esto, especialmente en invierno, es una gran ventaja para evitar humedades.

Aislamiento acústico del PVC y el aluminio

Ventanas aislamiento acústicoLos nuevos diseños de ventanas abatibles y oscilobatientes y el uso de vidrios especiales colaboran para aislar acústicamente los espacios de forma muy eficaz.

De hecho, las mencionadas ventanas Kömmerling de PVC ya incluyen este tipo de cristales y ajustes para conseguir reducir el ruido externo en gran parte.

Esta ventaja es muy importante para hogares en ciudad, ya que permite a los inquilinos descansar mejor ante la reducción del ruido.

Ahorro en costes

Además del ahorro en la factura de la luz, estos modelos de ventajas aislantes tienen cada día un coste de producción más económico. Al mismo tiempo, gracias a su resistencia, duran mucho más en el tiempo, lo que las convierte en toda una inversión.

Resumiendo, para los que busquen una verdadera eficiencia energética y aislamiento en hogar y oficina tendrán en estas ventanas a sus gran aliadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 19 = 24