¿Cómo desatascar un lavavajillas?

Es uno de los electrodomésticos más usados por los ciudadanos, de ahí que también sea un aparato que, si no se usa o se mantiene bien, suele presentar ciertos problemas técnicos como los atascos. Vamos a ver las causas de los mismos y las soluciones para desatascar un lavavajillas de forma autónoma.

Revisar los conductos internos del lavavajillas

Cómo desatascar un lavavajillas

Es una de las causas principales de los atascos en lavavajillas, sobre todo cuando se obstruye el conducto que lleva al desagüe. Este suele tener un filtro que puede acumular todo tipo de comida e incluso pequeña cubertería como cucharillas.

Para limpiarlo, sólo tendrás que abrir el lavavajillas y localizar la rosca del filtro en la parte inferior trasera del aparato. Desenrosca y limpia todo aquello que pueda obstruir la salida del agua.

Al mismo tiempo que revisas el filtro de salida, aprovecha para revisar el dosificador de detergente, el cual también puede estar algo atascado debido a restos secos y endurecidos de detergente y abrillantador.

Por último, limpia bien la zona inferior del lavavajillas o cuba (donde está el filtro) que es donde se acumulan los objetos sólidos como restos de comida. Realiza un nuevo lavado sin platos para una limpieza profunda.

Revisar los conductos externos

El principal es el del desagüe, en la parte posterior del lavavajillas y conectado con el filtro mencionado. Al igual que éste, la goma de desagüe exterior puede acumular obstrucciones por comida o por pequeños trozos de platos o vasos rotos. De la misma forma que has procedido con la rosca del filtro, habrás de retirar la tubería del desagüe para limpiarlo.

Como el atasco puede estar en cualquier parte de la goma, es muy útil usar un cable desatascador de desagües. En la imagen puedes ver que gracias a su flexibilidad y la forma espiral, lograrás diluir pedazos de comida, cal y otros elementos que obstruyan parcial o totalmente el conducto del desagüe.

Cable desatascador de desagüeSu uso es muy sencillo. Sólo es necesario introducir el cable lo más profundo posible y luego girar con la manivela para que, como un sacacorchos, penetre a través de la obstrucción y la disuelva en pedazos más pequeños. De nuevo, con un lavado posterior, el agua se llevará por el desagüe esos elementos.

Otras causas y soluciones

Además de los citados, se pueden dar otros casos por los que se atasque el lavavajillas. Uno de ellos es que el aparato no cierre bien, evitando así el drenaje correcto del agua y el posterior atasco.

La otra causa de obstrucciones (esta vez a nivel general) es la acumulación de cal en la parte inferior del aparato o el filtro cuba. Gracias a los nuevos lavavajillas, podrás estar al tanto de cuándo se acumula esta sustancia a causa de la dureza del agua y cuándo llenar el recipiente de sal para evitar diluir la cal en próximos lavados.

Pero si la cal se ha acumulado demasiado en el interior del lavavajillas y empieza a producir atascos, entonces lo mejor es recurrir a productos antical con los que realizar lavados para eliminar estas impurezas.

Mantenimiento del lavavajillas

Como ocurre con cualquier otro electrodoméstico, la prevención y el buen uso del lavavajillas es la mejor garantía de evitar atascos. De las cuestiones anteriores ya se infieren ciertas buenas prácticas de uso. Otros aspectos a tener en cuenta son:

  • No cargar en demasía el lavavajillas para que platos y vasos no choquen y se rompan.
  • Revisar que la goma de desagüe no se doble al mover o instalar el lavavajillas.
  • No colocar este en superficies con pendiente.
  • Utilizar productos de limpieza de calidad.
  • Y estar muy atento a los avisos del propio lavajillas, como la detección de altos niveles de cal.

Siguiendo estos consejos, este aparato puede durar años y funcionar siempre al 100%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 16 =