Consejos para decorar interiores de casa con puffs

Los puffs son piezas de decoración versátiles que se ajustan a todo tipo de estilos y espacios. Su presencia logra dar un toque de originalidad y de mayor confort sin mucho esfuerzo. Así que siempre es una buena decisión comprar algunos para darle un plus de amenidad a tu hogar.

Decoración de interiores con puff

Con la gran variedad de colores, formas y tamaños que hay disponibles en el mercado podrás encontrar los que necesitas para complementar la decoración. Para que tu elección sea mucho más acertada te daremos algunos consejos que ayudarán a encontrar unos puffs de buena calidad y excelente diseño.   

Lo más importante: materiales de la mejor calidad

¿Ya te has decidido a incorporar unos puffs a la decoración de tu sala, tu habitación o en la habitación de tus hijos? Entonces, lo primero que debes hacer es encontrar una marca que se especialice en su fabricación y que destaque por el uso de textiles de alta gama.

Por eso, te recomendamos la mejor calidad de puffs online Happers. Esta marca es una alternativa bastante recomendable. Están fabricados con materiales resistentes y duraderos, por eso vienen con una garantía de 3 años.

Te recomendamos que elijas el material del puff pensando en el lugar donde lo piensas colocar. Para interiores, te recomendamos la polipiel o tejido Aquaclean. Vienen en varios colores y es muy resistente al uso.

En caso de que quieras decorar tu jardín o terraza con uno de estos te aconsejamos elegir los que estén fabricados en polipiel resistente a los rayos UV o Naylim. Este material es perfecto para soportar la intemperie.

Para que tu puff no pierda la forma, lo mejor es apostar por los que estén rellenos con perlas ignífugas de poliestireno expandido virgen. Este material tiene una resistencia al apelmazamiento más elevada que la del corcho picado, por lo que da mayor comodidad.

Elige los colores más acordes con tu decoración

Si notas que a tu decoración le hace falta un poco de originalidad o un toque divertido, una buena solución es incorporar algunos puffs. Lo importante es hacerlo en armonía con el resto de mobiliario y estilo de la decoración. Así que debes elegir de acuerdo a la paleta de colores en la que se enmarca el espacio. 

También puedes hacer un contraste de color con este tipo de mueble. Sobre todo, si al ambiente le falta algo de personalidad o los colores son muy apagados. Con un puff de un color que contraste pero que lo haga sin romper la armonía del ambiente podrás solucionarlo.

En el mercado existe una gran variedad de colores y estampados de los textiles empleados para la fabricación de puffs. No tendrás problema para encontrar el color que necesitas.

Busca la forma que se ajuste más al uso que le darás

Existen muchos estilos y formas de puffs, lo que te aconsejamos es que adquieras uno que sea más funcional para el uso que le darás.

Por ejemplo, si quieres uno básico para sentarte a leer o ver televisión, un tipo pera sería muy recomendable. Pero si quieres uno para decorar el cuarto de los niños, uno con forma de pelota es ideal. Este es más pequeño y se puede mover con facilidad.

Hay puffs de formas cuadradas y redondas que son muy versátiles. Pueden funcionar como reposapiés, taburete, o silla auxiliar. Son ideales como asientos auxiliares y se ven bonitos.

Un tamaño adecuado será clave para tu comodidad

Antes de decidirte por un puff en particular es importante que revises su tamaño. No solo es importante para hacer buen uso del espacio que dispones en tu hogar. También es un punto esencial para tu comodidad o la de tus visitas. No te quedes con tamaños estándar y ve a una tienda online que los fabrique de diferentes medidas y formas.

Los hay grandes para personas que miden más de 1.70 metros o más pequeños si tienes una estatura menor. Lo ideal es tener uno grande y otro pequeño para poder satisfacer todos los requerimientos.

Encuentra el lugar ideal para tu puff

Si tu sala o habitación es muy pequeña, encuentra un lugar adecuado para ubicar el puff. En este caso lo más conveniente es ponerlos en las esquinas o colocar uno redondo y pequeño cerca de los sillones más grandes.

Si dispones de más espacio o no tienes un sillón grande en la sala, puedes ponerlos en pares frente a una mesita o la televisión. También puedes crear un espacio para la lectura ubicando uno en forma de pera al lado de la ventana o junto a la biblioteca.

También puedes complementar los muebles de la terraza con un par de puffs para exteriores. Colócalos al lado de los muebles grandes creando una composición armoniosa. Si eliges un tejido estampado o de color vibrante que contraste con la decoración, se verán muy bonitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 23 = 24