Cómo reducir la Huella del Carbono en tu empresa

El objetivo de una reduccion co2 por parte de las empresas es uno de los grandes retos a nivel mundial y, además, a corto plazo. Aunque las sinergias y tendencias industriales no han ido en esa dirección desde el inicio de la Revolución Industrial, quedan pocas voces al día de hoy que no compartan este objetivo y el llevarlo a cabo de forma urgente.

¿Cómo hacerlo? Estamos ante un reto complejo y muy sensible a la marcha de la economía, pero ya hay iniciativas que están logrando grandes cosas. Las desglosamos.

Uso de energías renovables

Uso de energías renovables por empresasSi en países como España sólo la energía eólica ya produjo en el año 2020 el 21,9% de toda la energía consumida, ¿por qué no pensar en llegar al 100% si sumamos la fotovoltáica, biomasa y otras energías verdes?

Para que eso ocurra, el sector de la empresa debe apostar definitivamente por ello y participar en la construcción de más parques eólicos y centrales fotovoltáicas cerca de los grandes centros empresariales y no sólo en zonas residenciales.

Es decir, además de la iniciativa pública, también es importante que, por ejemplo, en la construcción de parques empresariales ya se legisle para que las propias empresas, en el diseño del parque, incluyan fuentes de energías renovables. Al beneficio para el medioambiente hay que sumarle el ahorro para la empresa (a medio y largo plazo) en electricidad, lo que convierte a la iniciativa en una inversión.

Apostar por los vehículos eléctricos

Emisiones de CO2 originadas por transportes

Especialmente las empresas de logística y transportes pueden hacer también un gran aporte a la reduccion co2. Sólo en Europa, el 30% de las emisiones de CO2 provienen de los transportes. De ellas, un 72% son vehículos. Y de todos ellos, el 60,7% son automóviles.

Aunque es cierto que el desarrollo de vehículos eléctricos todavía no es completo y que aún queda buscar una manera para que el sector de la aviación contamine menos, con sólo unos cuantos cálculos se puede adivinar la importancia de este sector para una economía más sostenible.

Mejorar la eficiencia energética en las empresas

Ya ocurre en los hogares pero todavía falta por implementar una verdadera eficiencia energética en muchas empresas. Para lograrlo, los expertos recomiendan ciertas prácticas:

  • Usar bombillas con eficiencia energética. Puede parecer que no afectan a la emisión de CO2, pero si contamos todas las bombillas que hay en todas las empresas de España, aumentar en un 50% su eficiencia supone un gran ahorro en emisiones de CO2.
  • Apostar por comercializadoras y productoras de energía con fuente en renovables. Con ello, por las leyes básicas de competencia, se logrará que las hidroléctricas restante cambien también a fuentes de energía renovables para poder seguir dando servicios.
  • Fomentar entre sus trabajadores el uso de transporte público o alternativas como bicicletas. En ciudades como Barcelona y Madrid los desplazamientos en coche privado al día se cuentan por millones. Reducir el uso del coche en favor de las alternativas mencionadas, además de ayudar a reducir el CO2 en la ciudad, mejora la calidad del aire, gran ventaja en el día a día para personas con problemas respiratorios. Ya hay ciudades en el norte de Europa que han puesto en práctica estas medidas y los beneficios son inmediatos.
  • Uso de transporte compartido. Si la opción del uso de bicicletas o transporte público no es viable, hay empresas que apuestan por el uso de coches compartidos que permiten reducir el uso de vehículos de 5 a 1. Esto es reducir la emisión de CO2 y otros gases contaminantes en cuatro quintas partes.

Mejorar la gestión de residuos

Emisiones gases efecto invernadero España

Además de contaminar el aire, dañan los mares y la tierra, alterando incluso ecosistemas enteros. Y dentro de la categoría de residuos que más contaminan, están los plásticos, capaces de aguantar emitiendo CO2 y otros componentes contaminantes durante siglos. Por eso es tan importante que las empresas, en sus procesos de fabricación y distribución reciclen esos plásticos y nos lo derivan a vías fluviales o vertederos sin capacidad de reciclaje.

Otro aspecto fundamental en la gestión de residuos por parte de las empresas es el reciclaje del papel y derivados. Para poder crear 1.000 kilos de papel y cartón, es necesario talar 14 árboles. Si ese papel y cartón acaba en un puesto de reciclaje correcto, estaríamos ahorrando cortar esa cantidad de árboles. Al mismo tiempo, esa masa boscosa, debido al ciclo del carbono, podría eliminar más CO2 mediante la fotosíntesis.

Algo parecido a lo que ocurre en el mar con el fitoplancton, plancton vegetal que había en el agua de forma masiva y que también realiza la fotosíntesis. Dañar las aguas y matar a estos microscópicos seres, obviamente, reduce la eliminación del CO2 y de forma muy importante.

El último aspecto a tener en cuenta en relación a la emisión de residuos contaminantes por parte de las empresas, tiene que ver con los humos y gases. Ya hemos hablado de los que emiten los vehículos, pero no hay que olvidar los que emiten las empresas. Sólo en España, diez grandes empresas fueron las responsables en 2018 de la emisión del 25% de todo el CO2 emitido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

52 − 44 =