Chapas personalizadas: alternativas publicitarias

Email marketing, SEO, SEM, marketing de contenidos, Social Media, Branded Marketing… son algunas de las estrategias publicitarias que ninguna empresa puede obviar para dar visibilidad a su producto o servicio. No obstante, hay que insistir en que los métodos tradicionales de merchandising aún funcionan y no hay que menospreciarlos. Un ejemplo de ello son los servicios de Chapalandia, una empresa dedicada a la fabricación de chapas personalizadas, pegatinas y artículos de uso diario como espejos e imanes.

Chapas personalizadas

Imanes y chapas personalizadas

En el caso de los imanes, el entorno de distribución y efecto publicitario suele ser el hogar. Mientras que la chapa suele llevarse en prendas de vestir y gorros, los imanes publicitarios se quedan en casa, y son de bastante utilidad. ¿Quién no tiene un imán publicitario en la nevera con el que tener la lista de compra visible?

Esa función doméstica permanente es utilísima. Por ejemplo las gestorías, empresas a las que todos recurrimos alguna vez, utilizan este medio publicitario. “Necesito una gestoría; voy al frigorífico mientras pienso en alguna que conozca y me encuentro en la puerta el imán publicitario con el teléfono o la dirección web de la empresa gestora”. Tan sencillo y eficaz como esto.

Las chapas de Chapalandia, totalmente personalizables con el típico imperdible en la parte trasera, son un clásico en todo tipo de eventos. Te los puedes encontrar en eventos deportivos, en congresos empresariales, en ferias de marketing. Su fabricación no es muy costosa por lo que puedes conseguir miles por una cantidad razonable y cubrir la entrega como obsequio de una chapa personalizada al 100% de los asistentes a un evento.

A partir de ahí, la difusión del mensaje publicitario que aparece en la chapa es impredecible y difícil de seguir, pero aún así funciona.

Espejos y pegatinas publicitarias

En el caso de los espejos pasa algo parecido a lo que ocurre con los imanes: están presentes en nuestro día a día, el efecto publicitario subliminal es total y queda grabado en nuestra mente para aflorar cuando necesitemos un servicio relacionado con el mensaje publicitario.

En el caso de las pegatinas, podemos decir que son un tipo de elemento publicitario orientado a la movilidad: las pegatinas publicitarias las podemos ver en todo tipo de vehículos, en maletas de viaje, en ventanas y paredes de todo tipo de negocios y hasta en estaciones de metro y de autobús. En el caso de los coches, no es una trivialidad utilizarlas en la parte trasera. ¿Cuántas veces, especialmente en ciudades, pasamos horas al mes en atascos o parados en semáforos? ¿Hacía donde miramos? Generalmente hacia delante donde hay otro coche. Y si éste cuenta con algunas pegatinas publicitarias llamativas, ya tenemos el efecto publicitario conseguido.

Resumiendo: el mundo del marketing es dinámico y progresivo, pero no elimina estrategias publicitarias que funcionan. Utiliza chapas, imanes o pegatinas publicitarias en tus campañas. Son asequibles económicamente y, aunque monitorizar resultados sea difícil, son eficaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

78 + = 79