Los beneficios de los tejidos metalizados en la oficina

El tejido metalizado verosol nos sirve como ejemplo para analizar un nuevo producto muy utilizado en el mundo de la empresa y la oficina, y con una ventajas con respecto al tejido textil sin ningún tipo de capa extra que merece la pena destacar.

¿Qué es tejido metalizado?

Tipos de tejidos metalizados

De forma general, para conseguir producir el tejido metalizado, se necesita un material base textil que, generalmente, suele ser el poliéster, tanto en bruto como con capas de PVC y fibra de vidrio. Sobre el tejido, para conseguir la metalización, se aplica una micro capa de aluminio mediante el proceso de evaporación en vacío lo que da lugar al tejido metalizado en sí.

Para poder conseguir este producto, existe un proceso que se compone de una serie de fases que detallamos a continuación.

Proceso de metalización de tejidos

Cómo hacer tejidos metalizados

  1. En una primera fase, se procede a un tratamiento de limpieza del material textil a través de un lavado exhaustivo que elimine cualquier tipo de agente externo o impureza.
  2. Después del lavado, se necesita, en este caso, estabilizar el poliéster y fijarlo para poder aplicar la nano capa de metal.
  3. La aplicación de la capa de aluminio se convierte en el tercer paso.
  4. Y, finalmente, se aplica el acabado deseado, el cual puede ser un acabado vertical para estores de oficina verticales; plegable, si se necesita doblar el producto, o enrollable, para accesorios de oficina tipo persiana.

Ventajas de los textiles metalizados para la oficina

Cortina enrollable oficina

Este tipo de material está invadiendo el mundo y lo podemos encontrar en el sector de la moda y accesorios, el sector publicidad y organización de eventos, pero sobre todo ha cobrado protagonismo en el mundo de la empresa con productos como estores, paneles y cortinas enrollables para oficinas. Ello se ha debido a una serie de ventajas. Destacamos las más importantes:

  1. La primera de todas, contrariamente a lo que se puede pensar, es su capacidad de flexibilidad en cualquiera de sus acabados, incluso más que el textil sin metalizar.
  2. Mayor capacidad de bloqueo de la luz difusa o reflexión de la luz del sol.
  3. La reflexión tiene otra ventaja intrínseca: aísla una estancia como una oficina del calor al reflejar la luz del sol.
  4. Por otro lado, también protege contra el frío en invierno. En ambos casos, produce una mayor eficiencia energética y confort térmico.
  5. Posee una larga vida de uso.
  6. Es un material hidrófugo o impermeable, por lo que también sirve para protegerse de la humedad y el agua.
  7. La capa metalizada hace que estos productos tengan una mayor resistencia al fuego.
  8. El proceso de fabricación también es flexible y se pueden conseguir acabados con transparencias o semitransparencias para jugar con la iluminación.
  9. Factor estético. Los tejidos metalizados pueden jugar un papel muy importante en el campo de la decoración.
  10. Antiestático. En el caso de las oficinas, la acumulación de polvo en mobiliario, persianas y cortinas es una lata. Estos productos no acumulan prácticamente polvo.

Tejidos metalizados, un producto con numerosas ventajas que cada ocupa mayor espacio y protagonismo en el mundo de la oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + = 18