Los mejores trucos para conseguir concentrarse en los estudios

Trucos para concentrarse mejor

Prepararse unas oposiciones del estado, la selectividad o el examen teórico del carnet de conducir no es tarea fácil. De hecho, requiere centrarse casi exclusivamente en estas formaciones para poder aprobar. Y, muy importante, durante el estudio, conseguir altos niveles de concentración para retener lo aprendido.

¿Cómo se consigue concentrarse de forma efectiva? A continuación unos cuantos trucos.

La música amansa a las fieras

La parte más estresante de estudiar no es el hecho de adquirir conocimientos sino de pensar que no se va a aprobar, o que no se están asumiendo los conocimientos como se debe. Ese estrés, a su vez, distrae mucho y hace que nuestra atención no se centre en lo que estamos leyendo.

Pues bien, la música de fondo a poco volumen puede ayudar a calmar la mente, crear sensaciones más agradables y ayudarnos a concentrarnos mejor. Es cierto que cada uno tiene su música preferida: a unos les relaja la música clásica y a otros la New Age. Pero lo cierto es que, como dicen, la música amansa a las fieras. De hecho, existen piezas musicales que puedes encontrar en Youtube y que están orientadas a aumentar la concentración. Sólo es cuestión de encontrar la que mejor te haga sentir e incluirla en tu rutina de estudio.

Despacito y con buena letra

En dos sentidos. El primero en el hecho de no buscar aprender todo de forma rápida, sino segmentada. Si tienes frente a ti 12 temas a estudiar, haz un repaso general a todos los contenidos para luego centrarte sólo en un tema, sin saltar a los demás. Si estás preparando la EBAU, es mejor no mezclar asignaturas.

El segundo sentido tiene que ver con tomarte pausas en tus horas de estudios. Se recomienda hacerlo cada 45 minutos o una hora. Básicamente, cuando empieces a notar algo de agotamiento mental. Durante los periodos de descanso, relaja tu mente al máximo para que no queme glucosa.

Reducir las distracciones

Este es un aspecto muy importante porque si no lo haces la atención va estar dispersa. Para evitarlo, algunas ideas:

  • Elige un lugar de estudio tranquilo, sin ruidos y otros elementos que puedan aparecer por sorpresa. Si no lo encuentras en casa, las bibliotecas son un lugar ideal para estudiar.
  • Tampoco tengas demasiadas cosas en la mesa de estudio. Es decir, ten a mano solo las relacionadas con lo que estés estudiando.
  • No mezcles ámbitos, como comer en el mismo sitio donde estudias.

Regula la temperatura del lugar donde estudiar

Dos o tres grados pueden parecer poca cosa, pero pueden disminuir la capacidad de concentración. Para evitarlo puedes utilizar aire acondicionado o elegir las horas y lugares de la casa donde haya una temperatura ideal.

De nuevo, las bibliotecas son un buen lugar para estudiar con temperaturas adecuadas.

Haz algo de ejercicio antes y durante las horas de estudio

Hacerlo antes te va a ayudar a activar la circulación, especialmente si tienes que estudiar después de levantarte. Por supuesto, el ejercicio debe ser moderado. Que no te agote y afecte a la concentración; pero conseguirá activar tu mente en cuestión de minutos.

En cuanto a hacer algo de ejercicio entre las horas de estudio, te ayudará a eliminar tensiones y a relajarte. Se recomienda que estos ejercicios incluyan estiramientos para destensar cuello y espalda, y evitar las contracturas.

También ejercicio mental antes de empezar a estudiar

Al igual que el ejercicio físico activa el flujo sanguíneo, el ejercicio mental hace lo propio con las neuronas. De nuevo, si estudias por la mañana, para conseguir la lucidez lo más pronto posible, puedes probar a hacerte un Sudoku, una partida de ajedrez rápido o una partida de Tetris. Estos y otros juegos van a activar tu atención y la comunicación neuronal a través de las sinapsis.

Adopta una dieta adecuada

La última de las recomendaciones para conseguir mayores niveles de concentración y durante más tiempo es proveer a tu cuerpo de los nutrientes adecuados. Al igual que el ejercicio físico, utilizar la materia gris desgasta y es importante reponer con alimentos la glucosa, el potasio y otros elementos que se queman cuando se activa la mente. Lo más recomendable es hacerlo durante los descansos.

Y si los alimentos no son suficientes, puedes consultar a tu farmacéutico qué complejos vitamínicos tomar.

Por último, no olvides estar siempre bien hidratado. Somos un 75% agua y la deshidratación es uno de los grandes enemigos de la concentración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

32 − 24 =