Emprender desde un garaje

¿Qué tendrán los garajes para que los grandes de la informática hayan empezado desde estos lugares fríos y generalmente con olor a grasa su actividad profesional y hayan acabado dominando en su terreno?

Apple en garaje Steve Jobs
Steve Jobs

No son leyendas urbanas las informaciones que hablan de que tal o cual empezó en un garaje. Son ciertas aunque hay una cierta confusión al respecto. Hace poco, me preguntaban: «¿Quién es el que empezó en un garaje, el de Apple o el de Microsoft?». Pues los dos, señores. Bill Gates (y Paul Allen) y el desaparecido Steve Jobs iniciaron sus empresas en un garaje; los primeros en 1975 y el segundo solo un año después, en 1976. Microsoft para desarrollar un sistema operativo -es decir, software- y Jobs para crear los ordenadores Macintosh a los que con el tiempo añadieron el software Apple.

Sergei Brin y Larry Page garaje 1998
Sergei Brin y Larry Page en su garaje en 1998

Pero ahí no acaba la cosa, porque dentro del mundo de la tecnología otros grandes también han emprendido desde el cobijo natural de un vehículo al estilo Gates y Jobs. Ese el caso de Larry Page y Sergei Brin, quienes alquilaron un garaje -no una oficina, sino un garaje- a Susan Wojcicki, quien luego se convertiría también en accionista de la compañía. ¡Menuda inversión!

Unos años antes, en 1994, Jeff Bezos empezó a desarrollar la página web de Amazon también en el garaje de su casa de Washington.

Hewlett Packard Garaje 1939
El garaje donde se creó Hewlett Packard en 1939

Pero la cosa viene de lejos,  porque dos señores de apellidos Hewlett y Packard (Bill y Dave) crearon en 1939 la que sería la mayor empresa de venta de impresoras del mundo: Hewlett-Packard o HP. Lo hicieron en el garaje de Packard y con una inversión de 538 dólares.

Es decir, que me atrevo a afirmar que para emprender hay que contar con un garaje. De hecho, un vecino que se ha mudado de población, tenía un pequeño taller de reparación en el garaje de su casa y ahora se ha embarcado en la gestión de una franquicia de APP Informática. No sé si le irá bien o no, pero desde luego si el éxito llega por imitación, aquí mi antiguo vecino lo tiene asegurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

54 − 49 =