Consejos para ahorrar en la tarifa de luz

No es necesario recordar a nadie lo importante que es elegir la tarifa y compañía correctas de luz. El ahorro anual puede ser de cientos, sino miles de euros al año. Por esto queremos hablar de tarifas de luz, o mejor dicho de los consejos a seguir para conseguir ahorrar en la factura eléctrica.

Ten siempre a mano un comparador

Cuánto puedes ahorrar factura luzAntes de hablar de los elementos a tener en cuenta desde el punto de vista estrictamente energético y técnico, como hemos recomendado ya para analizar otros servicios, la herramienta esencial para conseguir la mejor tarifa de la luz es un comparador de tarifas. Las ventajas son varias:

  • La información que te muestran es objetiva y no es comercial ya que detrás del comparador no suele haber empresas distribuidoras o comercializadoras de electricidad.
  • Toda la información sobre tarifas y servicios está actualizada, lo que te permite tener una visión más global de todas las empresas en tiempo real.
  • Suelen tener accesos directos a las webs de las compañías donde poder contratar los servicios de forma online, sin tener que pasar por un comercial que puede intentar venderte servicios o tarifas que no te interesan.
  • Los comparadores de tarifas de la luz suelen poseer un blog con consejos sobre cómo ahorrar en electricidad que, junto a la elección de la mejor tarifa, puede suponer un gran ahorro anual.

Con el comparador en mano, vamos ya a hablar de consejos técnicos.

Elige la potencia que cubre tus necesidades

Ya sabemos que la factura de la luz tiene costes variables y costes fijos. El variable es el propio consumo de la electricidad, que se puede disminuir utilizando aparatos electrónicos de bajo consumo y siguiendo unos hábitos de consumo.

En cuanto a los gastos fijos, actualmente hay dos tipos:

  • Costes regulados: como incentivos a las energías renovables, el coste de la red de distribución y hasta la amortización del déficit. Estos costes no se pueden reducir ya que se imponen por las hidroeléctricas y el gobierno.
  • Potencia contratada o peaje de acceso. Este es el concepto que sí se puede reducir porque se eligen distintas potencias y cada una tiene un coste fijo. A continuación, una imagen que relaciona la cantidad de potencia que se necesita y el tipo de inmueble:

Cómo elegir las potencias de luz

Esta división es mayor para los propietarios de casas particulares. De hecho, la cantidad de 10 kw puede reducirse según los electrodomésticos que se utilicen. Por ejemplo, con una de las potencias mínimas de 3,450 kWh, se puede cubrir la necesidad eléctrica de un apartamento con:

  • Un ordenador.
  • Televisión.
  • Vitrocerámica.
  • Termo de agua.
  • Climatización en forma de split o radiador.
  • Frigorífico.
  • Lavadora.
  • Bombillas.

Es decir, si al contratar o trasladar un contrato de electricidad el usuario cuenta con una vivienda con estos electrodomésticos, con 3,450 kWh es suficiente para poder hacer vida normal.

La diferencia de precio de los distintos términos de potencia se debe a que, a mayor potencia contratada, mayor coste por kw y día.

Pero, ¿qué ocurre si esa potencia está al límite? Lo normal es que “salten los plomos” cuando la necesidad de potencia exceda del límite contratado, algo que suele ocurrir cuando se tienen todos los electrodomésticos encendidos. Con apagar algunos y volver a activar el cuadro de mando es suficiente.

No obstante, hay compañías eléctricas que, aprovechando los contadores inteligentes, ofrecen la posibilidad de que los usuarios, aún manteniendo el precio por kWh de su potencia en su factura, al exceder temporalmente esa potencia se le cobra sólo por los kWh consumidos más allá, por ejemplo, de 3,450 kWh. Con ello se evitan los cortes de luz

Tarifa regulada y libre

Aunque en ambos casos el precio por kilovatio fluctúa en función de la demanda, las tarifas libres son más caras (de media) que las reguladas o PVPC. Sólo las cooperativas eléctricas logran bajar el coste por kWh con respecto a las tarifas reguladas.

Además, las tarifas reguladas aprovechan los momentos de bajo consumo para aplicar pecios por kWh hasta el doble más barato que en momentos de alto consumo. Este dato es interesante especialmente para ahorrar en calefacción durante el invierno. Los llamados “acumuladores” están precisamente diseñados para la tarifa regulada: cargan por la noche que la electricidad es más barata y liberan calor por el día que es más cara.

Estas tarifas también permiten que el usuario se organice y realice la colada o cocine en los horarios en que la electricidad es más barata.

¿En rentable contratar un mantenimiento eléctrico?

Especialmente las comercializadoras de las grandes hidroléctricas obtienen parte de sus beneficios de servicios extra más allá de gestionar el suministro de electricidad. Uno de ellos es el mantenimiento de las instalaciones eléctricas en el inmueble y de las posibles averías de electrodomésticos y otros aparatos en el hogar o empresa.

¿Cuánto puede costar este servicio? Depende del inmueble, pero no suelen bajar de tres euros al mes.

¿Es rentable contratarlo? Depende. Es importante saber si el seguro del hogar o empresa ya lo cubre. También, si se vive de alquiler, si el arrendador también se haría cargo de este tipo averías.

Conclusión

Como ocurre con los servicios de ADSL, fibra y telefonía, el ahorro total en la factura de la luz deviene de pequeñas acciones o consideraciones: unos euros al mes de las tarifas económicas de una compañía, del término de potencia correcto, de la naturaleza de la tarifa o de los servicios extra. Pequeñas reducciones que acaban convirtiéndose en cientos o miles de euros al año en ahorro dependiendo del inmueble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

82 + = 85