Claves para gestionar una empresa familiar

Cómo formar una empresa varía en procedimientos y fiscalidad dependiendo de la forma jurídica elegida (cooperativa, SL, SA…) y de con quién se constituye el negocio. En este último aspecto nos queremos detener y, con la ayuda de esta asesoria en Benidorm, establecer una pequeña guía de los aspectos a tener en cuenta para la buena gestión de una empresa familiar.

Aprovechar bonificaciones y beneficios fiscales

Ayudas empresas familiaresEste tema tiene también que ver con la formación de la empresa familiar. Un ejemplo es la figura del “autónomo colaborador“, familiar que se une a una microempresa y obtiene para sí mismo beneficios por parte de la Seguridad Social, y para el proyecto a nivel fiscal por parte de Hacienda.

Dependiendo del tipo de empresa a crear, se pueden obtener otra serie de bonificaciones y beneficios que mejoren el balance de gastos fijos. Por ello, siempre es recomendable realizar una consulta juridica tanto al iniciar la actividad como en el desarrollo de la misma para aplicar cambios en la legislación laboral y fiscal.

Dirección General y Ejecutiva

La mayor parte de las empresas familiares (89% del empresariado español) son PYMES y se forman en un principio estrictamente con familiares. Esto puede desembocar en que la persona con más experiencia o de mayor edad se proclame director omnipresente y tome todas las decisiones importantes, con independencia de su índole.

Esta estructura empresarial, muy propia de la vieja escuela, afortunadamente ha cambiado en los últimos años. De hecho, cada día es más común ver empresas familiares donde los cargos se establecen por capacidades. Así, es muy importante que en una empresa familiar haya:

  • Un director general que se centre en defender los intereses de la empresa de cara al exterior.
  • Un director ejecutivo más orientado la gestión interna y que lidere a los equipos.

La separación en la coordinación es muy importante para primar lo profesional sobre los lazos afectivos o de autoridad de un familiar sobre otro.

Aprovechar el talento de cada miembro de la empresa

Hay que insistir de nuevo en que los lazos emocionales entre familiares deben quedar para el ámbito privado cuando hablamos de gestionar una empresa. Y más cuando se elije un perfil profesional para hacerse cargo de un departamento o un trabajo determinado.

Es decir, hay que priorizar el talento al lazo familiar hasta el punto de que, si se contrata a personal externo no familiar y demuestra contar con más capacidades para desempeñar un puesto determinado, se relegue al familiar bajo la coordinación del primero.

Plan empresarial por encima de todo

El futuro de una empresa familiar no se debe planificar en una comida familiar ni cederse sólo a la lealtad y a la confianza mutua. Es necesario, como en todo proyecto, un plan empresarial donde tener los aspectos mencionados anteriormente y otros como:

  • Estudio de mercado.
  • Plan de operaciones.
  • Plan de marketing.
  • Inversiones.
  • Proveedores.
  • Internacionalización.
  • Transformación digital.

Conclusión

Crear o continuar una empresa familiar puede ser una tradición y un proyecto que garantice el futuro laboral de los miembros. Sin embargo, sin un base racional y planificada de la empresa, su viabilidad puede desmoronarse e, incluso, paradójicamente, perjudicar a la estabilidad de la familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − = 13