Cómo elegir a un fotógrafo profesional para tu boda

Estudio JotaUna boda es un momento especial en nuestras vidas e inmortalizarla de manera adecuada con fotografías es muy importante. Por eso es crucial elegir al profesional idóneo para realizar el trabajo. Por nuestra parte, queremos recomendar a un experto en esta especialidad de la fotografía: Estudio Jota, con amplia experiencia, ubicado profesionalmente en la isla de Gran Canaria y quien nos sirve para orientaros sobre qué virtudes y aptitudes debe tener un fotógrafo especializado en bodas.

Tener una entrevista personal

Los novios, antes de casarse, ya tienen imágenes en su cabeza sobre cómo va a ser su boda y eso implica que el fotógrafo tiene la obligación de conocer los deseos de los contrayentes. Por eso es tan importante tener una entrevista personal con el profesional. En ella se pueden contrastar ideas, mostrar deseos y, sobre todo, obtener la opinión del profesional para conseguir que ese ideal de boda se convierta en una realidad a través de la fotografía.

Decir que esta entrevista puede incluir incluso una ensayo de algunos de los momentos más importantes de la boda para que los novios estén prepararos para la instantánea.

Fotógrafo y artista

Fotógrafo en Gran CanariaLa fotografía no es un arte en sí, aunque se pueden realizar auténticas obras maestras. Por eso es importante elegir un fotógrafo con sensibilidad artística, y no sólo conocimientos técnicos. En este sentido, si visitáis la web de Estudio Jota, descubriréis que el fotógrafo al frente del estudio cuenta con esa sensibilidad para reconocer en su entorno –en este caso en la naturaleza– detalles sólo al alcance de la visión del artista.

Esta aptitud es muy importante, pues en la celebración de una boda captar los detalles es esencial: las miradas, las sonrisas nerviosas e ilusionadas, la complicidad de familiares… detalles en los que no todo el mundo se fija, sí los fotógrafos profesionales.

Especialización y flexibilidad

Fotografías de bodasComo todos los trabajos, y todavía hoy más con la digitalización, también es esencial que el profesional a contratar para una boda conozca bien su terreno. Además del aspecto artístico citado anteriormente, cada evento tiene su protocolo, y el fotógrafo debe conocerlo para estar en el momento exacto en el lugar adecuado para tomar la mejor instantánea. Hablamos de cómo ubicarse en una iglesia, en un banquete o en un espacio abierto si los novios quieren aprovecharlo para hacerse unas fotografías.

Además, en una boda también se toman fotografías de invitados y familiares, lo cual requiere de experiencia al respecto en otro tipo de fotografía como es la de bebés, grupos de niños o photocall, si el evento incluye este escenario.

Contar con un buen estudio de revelación y montaje

Álbumes impresos para bodasEl último requisito de un buen fotógrafo de bodas es que cuente con un buen estudio para el revelado de las fotografías. Todos somos conscientes de que la tecnología digital ha cambiado mucho las cosas en este sector, pero contar con fotografías impresas de calidad es muy importante para poder crear los álbumes de fotos.

Tampoco hay que olvidar la opción multimedia. No hablamos de que el fotógrafo tenga que grabar vídeo –aunque es muy normal la asociación entre fotógrafos y cámaras– sino que, junto a la entrega de fotografías en formato físico, el profesional también pueda generar una recopilación de los mejores momentos en formato multimedia utilizando programas específicos para ello.

Volvemos al principio de este artículo recomendando al Estudio Jota, al cual se puede recurrir para cubrir, no sólo un evento como una boda –su especialidad– sino también un bautizo, una reunión familiar o un evento corporativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 5 =