Las prácticas de mail marketing que llevarán a tu empresa al éxito

El marketing es una pieza fundamental en el crecimiento y desarrollo de cualquier negocio. Dentro de este, encontramos numerosas ramas que utilizan diferentes herramientas y buscan el acercamiento al público de distintas maneras. Una de las más potentes, sobre todo por los resultados que brinda, es el mail marketing.

Es una vertiente que se centra en el envío masivo de correos electrónicos a grandes grupos de personas. Lejos de resultar invasivo, si se ejecuta de forma adecuada, puede suponer un fuerte impulso para cualquier empresa. Pero, como decimos, hay que saber cómo plantearlo. Y eso es exactamente lo que vamos a ver aquí, ahondando en las prácticas fundamentales para conseguir la estrategia de mail marketing perfecta para tu negocio.

Cómo hacer el mail marketing perfecto para tu negocio

Mejores prácticas Email marketing

El mail marketing es todo un arte al alcance de muy pocos. Pero es cierto que existen unas bases comunes que todo el mundo debe tener muy presentes para que sus estrategias funcionen. Por supuesto, hay conceptos avanzados que requieren la participación de profesionales, pero estas ideas que vamos a dar aquí sirven para que cualquiera, con paciencia, perseverancia y mucho detenimiento, pueda elaborar una buena estrategia de mailing para su negocio.

Sigue leyendo, porque esto que vas a ver es el alfa y el omega del mail marketing, las bases esenciales para empezar a conseguir buenos resultados en poco tiempo.

La imagen importa…

Para que los correos funcionen, deben entrar por los ojos. Para eso, tienes a tu disposición muchos diseños de newsletter ideales para diferentes tipos de públicos. Solo tienes que explorar, probar y comprobar resultados hasta ver cuál es el que mejor encaja tanto con lo que quieres decir como con la imagen de tu empresa y el público al que te diriges.

Conseguir una imagen adecuada repercute enormemente en el rendimiento de la estrategia de mail marketing. Hay que intentar que el mensaje llegue con claridad, que haya una estética clara, pero sin sobrecargar, y que el usuario pueda leer con facilidad.

… pero el contenido más

Lo anterior es importante, pero esto lo es aún más. De nada sirve que mandes correos a miles de personas si el mensaje que hay en ellos no es de valor. El tiempo es oro, y más cuando estás llamando a la puerta de los usuarios a través de sus bandejas de entrada. Necesitan recibir algo pensado por y para ellos, notar que se valora el tiempo que invierten al ver tu correo.

Para eso, procura tratar temas relevantes para tu sector y que sean de interés para el público. Usa un lenguaje claro, evita las redundancias y procura que todo sea fácil de leer y que el correo se pueda terminar en poco tiempo.

Empieza con buenas soluciones gratuitas

Uno de los puntos más favorables para el mail marketing es que hay muy buenas herramientas gratuitas con las que empezar a experimentar. Si va a ser la primera vez que te adentras en este terreno con tu negocio, lo más recomendable es optar por propuestas como la de Mailrelay. Esta compañía ofrece un servicio de mailing gratuito con hasta 80.000 mensajes mensuales a 20.000 destinatarios a coste cero, sin publicidad y con total asistencia.

Empezar por ahí es vital, ya que no afecta en absoluto al rendimiento económico de la empresa. Da libertad para explorar e investigar sin gastos, lo cual resulta ideal para empezar hasta ir afinando la estrategia de contenidos.

Las métricas lo son todo

Una de las grandes bondades del mail marketing es que puedes ver con facilidad una gran cantidad de métricas con las que analizar el comportamiento de los usuarios ante tus correos electrónicos y, por tanto, medir la eficacia de tu estrategia. Puedes ver tasas de apertura, clics, tiempos de retención, eliminaciones y mucho más.

Debes prestar especial atención a todo esto, ya que te ayudará a determinar qué funciona y qué no. Aunque lo cierto es que el uso de las métricas se queda cojo si no se acompaña del A/B Testing, que es de lo que vamos a hablar justo a continuación.

Probar, probar y probar

Crear variantes de un mismo mail para probar diferentes asuntos, diferentes estructuras o incluso diferentes llamadas a la acción es algo que se facilita enormemente en el marketing de correos electrónicos, y es algo que debe formar parte de toda estrategia. Con esto, y con las métricas, se puede ver qué es lo que da mejores resultados para seguir refinándolo hasta conseguir el mejor retorno posible.

La clave está en enviar, dentro de un mismo segmento de usuarios, dos correos con el mismo propósito, pero con diferentes elementos a las dos mitades de este grupo de personas. Así, se puede ver con facilidad qué hay que cambiar o qué se debe mantener y, poco a poco, alcanzar unos resultados mucho mejores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 4 = 5